La renuncia a cambio de indemnizaciones laborales. El famoso «cuento del tío» al trabajador.

En este breve post le comentamos una de las modalidades más usadas para evadir derechos de los trabajadores.

Una de las modalidades a través de la cual se engaña cada vez a más trabajadores. Te la explicamos en este breve post.

Cotidianamente cada vez más trabajadores son los que consultan sobre esta mecánica, situación que se genera luego de que la empresa pida al trabajador renunciar a cambio de abonar indemnizaciones laborales previstas legalmente.

En casi la totalidad de este tipo de casos los trabajadores son engañados, y no se puede realizar nada contra una renuncia, pues luego de enviar un telegrama de renuncia a la empresa, ésta no debe indemnizaciones al trabajador. Muchas veces esta mecánica se realiza como una suerte de «acuerdo de palabra», que luego la empresa no cumple.

Otras veces, se manipula al trabajador a formalizar una especie de «acuerdo» ante un escribano público, lo cual es por demás perjudicial para el trabajador (acuerdos de pobreza), que no cuenta con patrocino especializado para un acto de tanta importancia.

La renuncia es un acto emanado de la voluntad del trabajador de desistir en la continuación del vínculo con la patronal, desobligando a la empresa de cumplir con el pago de indemnizaciones laborales.

¿Cómo se renuncia?

A diferencia de como se ve habitualmente en las películas de Hollywood (en donde se despide o renuncia con la sola expresión verbal), en nuestro sistema jurídico es necesario emitir una comunicación por escrito (que se da a través del envío de un telegrama o carta documento) en donde se escribe y firma la renuncia, generalmente con la leyenda “Renuncio a mis tareas a partir del 21 de Septiembre”.

¿Cuándo nace el derecho del trabajador a ser indemnizado?

El trabajador que renuncia no tiene derecho a reclamar indemnizaciones.

El trabajador tiene derecho a ser indemnizado desde la extinción de la relación laboral comunicada por escrito (a través de carta documento o acta notarial) y siempre y cuando no nos encontremos dentro de un despido con causa justificada (y ésta pueda ser comprobada por la empresa y no sea falsa).

También hay otra forma de extinción que dan derecho a indemnizaciones laborales, es el llamado Despido Indirecto. Este se genera cuando el trabajador notifica la extinción (por telegrama) ante el incumplimiento de la empresa a sus obligaciones (por ejemplo: trabajo en negroviolencia laboral, falta de pago de salarios en tiempo y forma, etc.).

Otras notas de interés:

CONSULTE ONLINE AQUÍ.

Nosotros

Somos un estudio jurídico que cuenta con profesionales especializados en reclamos laborales. Estamos comprometidos con los derechos sociales de una manera transparente y seria.

Por nuestros servicios percibimos honorarios razonablemente pactados a resultado.

 

Últimos artículos